Monvínic Store Blog - Vini Conestabile della Staffa. Vini molto ricchi e generosi.

Por Delia García

Della Staffa es una histórica bodega que se fundó a finales del s. XIX y que, tras 40 años de desuso, ya que se vendía la uva a la Cooperativa, hace 5 años que se ha recuperado la vieja bodega y ha vuelto a embotellar sus propios vinos de la mano de Danilo Marcucci. La Cantina está ubicada en el pequeño pueblo de Montemelino, en Perugia, en Umbria, muy cerca del lago Trasimeno, en la parte este, una cercanía que le influye en el clima templado que hay todo el año en el viñedo, situados a unos 300-400 m de altitud. Los suelos son principalmente de arcilla y muy ricos en humus, con exposición en el sur-oeste. Son 12 has de viñedos orgánicos que sólo se trabajan con prácticas naturales, siempre se han trabajado de forma manual, sin intervención de maquinaria y sin utilizar productos sistémicos. Las variedades que se cultivan son las autóctonas Sangiovese, Colorino, Sagrantino, Canaiolo, Trebbiano Dorato, Trebbiano Montanaro, Grechetto y Malvasia.

En la bodega se trabaja igualmente de forma artesanal y manual fermentando de forma espontánea con sus levaduras autóctonas de las uvas, en pequeños depósitos, sin control de temperatura y sin adición de ningún producto enológico. Las crianzas se hacen en los viejos botti que han recuperado en la bodega. Los blancos generalmente tienen maceraciones peliculares, lo que les da un perfil mucho más estructurado y pleno. Los vinos se embotellan sin filtrar ni clarificar, de acuerdo con las fases de la luna, y sin adición de sulfuroso.

en la Store nos han llegado tres de los vinos que producen:

Brioso Bianco 2015, es un vino frizzante obtenido a través de una refermentación en botella de un vino elaborado con Grechetto. El vino base se embotella con un poco de azúcar residual en la primavera posterior a la vendimia, y enseguida, con el calor estacional, el vino vuelve a refermentar hasta acabar con el azúcar residual.

Bianco Della Staffa 2015, es un vino blanco producido con un 80% de Grechetto y un 20% de Trebbiano Dorato. Se ha vinificado en un pequeño tino de madera vieja y ha estado madurando en tinas de madera de acacia.

Trubiano 2015, que está producido con la uva autóctona Trebbiano Dorato, vinificándolo con una maceración con las pieles durante 8 días mientras el vino fermenta de manera espontánea en tinas de madera abiertas y rompiendo diariamente el sombrero para conseguir mayor extracción. Tras la fermentación, el vino ha estado madurando en viejos toneles de roble de más de 50 años. Un vino vinoso, de aromas profundos y frescos a fruta blanca, níspero, cítricos y notas sutiles a matorral mediterráneo.

No te lo pienses y prueba alguno este fin de semana, te van a encantar, y lo sabes…