Monvínic Store Blog - SEPP MUSTER

Por Delia García

LA REDUCCIÓN A LO ESENCIAL


More and more of less and less

“El primer día en una nueva vida es aquel que hace extraños los viejos temores. Nuestro comienzo yace en el simple deseo de acercarnos un poco más a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. En ese momento, como ahora, era una cuestión de estar conectado, no perder contacto con el suelo, hacer vinos vibrantes y vivos. En otras palabras, encontrar la esencia de lo natural. El final de esta búsqueda fue la simple comprensión de que tenemos que confiar en la naturaleza. Puede que esto no siempre sea fácil, pero produce vinos que son un fiel reflejo de esta confianza básica. Vinos que son mucho más el resultado de la omisión que la adición. Complejos y al mismo tiempo puristas”

Steiermark es una región montañosa que corresponde al sector más oriental de la Austria alpina. En la parte más meridional hay un territorio precioso lleno de viñedos llamado Südsteiermark, región conocida como el “corazón verde” de Austria, al sur de Leibnitz, zona fronteriza con la parte vitivinícola noreste de Eslovenia conocida como Podravska. Allí, en el pueblo llamado Leutschach, Sepp Muster y Maria Tscheppe se hicieron cargo de la finca de la familia llamada Graf en el año 2000. Son 10 ha de bosques y viñedos donde siempre se han plantado las variedades Zweigelt, Morillon y Sauvignon Blanc. Unos viñedos situados en las diferentes cuatro exposiciones a lado de la bodega en empinadas laderas de alrededor del 30% de desnivel. Los suelos están compuestos de sedimentos limosos y arcillosos sobre un subsuelo de marga calcárea, un tipo de suelo sedimentario quebradizo llamado "Opok" que se extiende por toda esta zona de la Estiria austríaca. Esta marga calcárea es un suelo de la Edad Terciaria del que hay dos tipos diferentes; un tipo de color más azul con mayor contenido de arcilla y otro de color más rojizo que tiene más contenido arenoso. Es un suelo muy valorado ya que genera vinos con una alta expresión aromática y una gran dimensión en boca. Como en esta zona las pendientes son tan empinadas, en las partes altas de las colinas esta marga calcárea Opok está más en superficie y en las partes bajas, por la erosión, hay más cantidad de arcilla y sedimentos, zonas que son por tanto las zonas con más nutrientes y retención de agua.

Hoy en día su viñedo tiene una edad entre 17 a 37 años. Desde el inicio su concepto de trabajo ha estado enfocado en conseguir un territorio equilibrado de forma natural, un organismo vivo autosuficiente. Para ello hacen un trabajo continuo de interpretación de los signos de la naturaleza y siguen algunos de los preceptos de la agricultura biodinámica, pero siempre aplicados a las condiciones individuales del territorio. La primera mención documental sobre el cultivo de la vid en esos viñedos se remonta al s.XVIII. ya que aparecen registrados en el "Josephinischen Landesaufnahmen" (Registros Agrícolas de Emporer Joseph) en 1787. Las generaciones predecesoras de la familia nunca utilizaron herbicidas ni fertilizantes industriales, tenían un conocimiento sobre el oficio de agricultor que se transmitió de generación en generación, así que la evolución que tuvieron que hacer Sepp y Maria hacia este cultivo totalmente orgánico  autosuficiente fue relativamente sencilla. Desde 2003 son miembros de la asociación orgánica internacional Demeter.

“El suelo es nuestro futuro y el de nuestros hijos. Transmitirlo a las siguientes generaciones en un estado intacto es nuestra mayor responsabilidad. Por lo tanto, consideramos la viña como un organismo vivo. Todo lo que hacemos está diseñado para mantener la vitalidad del suelo, las plantas y los animales.”

La Estiria es un territorio de un verde intenso que refleja un clima benévolo, donde la lluvia es regular, con una pluviometría anual sobre los 1.000 mm, las temperaturas no son demasiado extremas en invierno y en verano el clima es bastante cálido. Los vientos procedentes de la montaña de Koralpe, en los Prealpes suboccidentales de Estiria, proporcionan noches frescas durante la temporada de calor y retrasan la vendimia hasta conseguir unas uvas maduras llenas de perfume. Actualmente utilizan como tratamientos en los viñedos solo cobre y sulfuroso en dosis mínimas ya que trabajan contra los posibles problemas con la ayuda de la vegetación nativa para conseguir una biodiversidad reguladora que actúe como protección natural. Es impresionante estar en su viñedo por la salud, la intensidad y energía que transmite. Es de un verde exultante, con multitud de plantas silvestres como hortigas, milenrama y cola de caballo que equilibran y absorben el agua sobrante de la lluvia. Sepp explica que no cortan mucho la hierba, unas dos veces por año, y que no hacen nada de poda en verde ni quitan uva buscando una regulación natural de cada cepa, obteniendo de cada una rendimientos muy diversos. Aproximadamente obtienen un rendimiento de sobre los 3000 kg/ ha.

EINDRAHTKULTUR

Todo el viñedo está conducido con un sistema elevado que hace crecer la planta hasta estar a un metro del suelo aproximadamente. Este sistema lo empezó a utilizar el padre de los hermanos Tscheppe (Maria es una de las hermanas) y el padre de Sepp lo implantó también cuando plantó las cepas hace unos 30 años. Sepp explica que la cepa, al igual que un árbol, como planta trepadora mientras crece y trepa, pone toda su energía en elevarse para captar más luz. Una vez está más elevada la planta puede dejar de crecer con tanto vigor y trasladar gran parte de su energía en el fruto. Con este sistema consiguen más concentración y aromas en la uva, más extracto. 

Producen una gran variedad de cuvées según la procedencia del viñedo; la colección de los “Vom Opok” proceden de los viñedos más jóvenes que ahora tienen unos 17 años y que están en las partes más bajas de las laderas con un suelo de Opok más descompuesto y con más cantidad de arcilla y nutrientes. El resto de vinos como “Sgaminegg” y “Graf” son selecciones de varias pasadas de vendimia, en las que obtienen más bajos rendimientos, por el viñedo más viejo situado en las partes medias y más altas de las laderas, unas partes donde  la piedra Opok está menos degradada. Son vinos con más extracción y con un carácter mineral más profundo. La mayoría de sus vinos blancos son mezclas de las variedades Sauvignon Blanc y Morillon. El embotellado se hace sin clarificados ni filtrados y se añaden dosis  mínimas de sulfuroso, en algunos casos prescinden totalmente de añadir sulfuroso.

En la bodega los vinos se elaboran de forma manual y lo más lentamente posible, con fermentaciones alcohólicas y malolácticas naturales con sus levaduras propias que arrancan y paran cuando quieren. Los trabajos se hacen por gravedad, usando recipientes de madera usada como en barricas y tinas grandes para hacer las fermentaciones alcohólicas y malolácticas, buscando el contacto con el oxígeno (no trabajan con depósitos de acero inoxidable, tampoco para las FAL), sin control de temperatura y sin añadir aditivos. La mayoría de sus vinos blancos no están elaborados mediante maceraciones con las pieles y las uvas pasan del estrujado directo a hacer las fermentaciones alcohólicas buscando un estilo en sus vinos más directo, fresco y perfilado. Pero sí que elaboran dos cuvées de vino blanco con maceración con las pieles: la cuvée Gräfin es Sauvignon Blanc, con una maceración de 3 semanas aproximadamente, y Erde, Suavignon Blanc y Morillon con 12 meses de maceración. Lo que sí que utilizan regularmente en todas las cuvées es un 20% de raspón, pero con el cambio climático explica Sepa que no sabe si podrán seguir añadiéndolo. Las crianzas de los vinos son largas, de entre 20 y 22 meses, y se hacen en varios recipientes diferentes y se mezclan al final del proceso; en las tinas de madera de 1000, en las barricas o en 2 grandes tinajas de arcilla que tienen, Sepp insiste en que no importa el continente y que no debe tener mayor influencia, que lo importante es la fruta.

Todos sus vinos son originales y llenos de carácter, complejos y profundos, con un enfoque purista de extraordinaria simplicidad, de una calidad extrema, vinos muy singulares llenos de acidez y vitalidad, potentes y sápidos como pocos y con una capacidad de guarda extraordinaria, un “nuevo estilo” de vino en Austria que definen como “Lebendige Weine - Weine mit Seele”, es decir, “vinos vivos, con alma”. Sepp y Maria forman parte de un grupo de cinco pequeños viñateros que hace unos años se juntaron bajo el nombre de “Schmecke das Leben”, algo así como “sabor de vida”, un conjunto de productores de esa zona que con su forma de entender el poder de la Naturaleza y sus recursos y con los fantásticos vinos que elaboran aportan un gran valor a la escena del vino austríaco, aunque lamentablemente en su tierra no sean aún reconocidos y la mayor parte de su producción se exporte a otros países. 

Hoy en día los vinos de Muster y de algunos de los viticultores de este grupo como Strohmeier o Werlitsch son muy famosos en todo el mundo ya que son capaces de crear vinos con una calidad extrema. En Monvínic Store, siguiendo nuestra filosofía de trabajo basada en aprender buscando vinos procedentes de aquellos territorios internacionales con una actividad vitivinícola destacable en torno al vino artesanal, lugares donde algún pequeño grupo de productores trabajen por revalorizar la vitivinicultura más auténtica, hace ya años que admiramos este grupo de productores del sur de Austria como paradigma de esta filosofía de trabajo. En el año 2016 conseguimos traer algunos de sus vinos a Barcelona y ahora mismo tenemos algunas joyas de esta bodega con algo de crianza en botella, 2011, 2012 y 2013. Si te interesa beber alguna o quieres más información  nos llamas o escribes.