Monvínic Store Blog - Montevertine: Puro Sangioveto del Chianti Classico

Por Delia García

Sergio Manetti

Cuando llegas a este lugar a mitad de camino entre Florencia y Siena, tres kilómetros al norte del precioso pueblo llamado Radda in Chianti, entiendes por qué la Toscana es un lugar mágico.

En el año 1967 Sergio Manetti adquirió esta finca de origen medieval situada sobre una suave colina en el centro del Chianti llamada Montevertine. La primera idea era tener una bonita casa de vacaciones para la familia en un lugar idílico, pero se lio y plantó dos hectáreas de viñedo de la variedad Sangiovese, también llamada Sangioveto, y empezó a elaborar vino de forma tradicional como siempre se había hecho en la región. Ya en 1971 embotelló su primer vino, envió alguna botella para que se probara en Vinitaly y causó tal entusiasmo, que decidió dejar su antiguo trabajo y dedicarse exclusivamente a hacer vino en aquel lugar. Desde entonces sus vinos tienen tanta calidad e identidad que hace ya años que son una referencia internacional del vino toscano.

Manetti siempre quiso potenciar la elegancia, la acidez y la tremenda dimensión que puede llegar a tener la cepa Sangiovese y ya en 1981, debido a su negativa a incorporar en sus vinos la variedad blanca Trebbiano como marcaba el Consorzio del Vino Chianti Classico, Montevertine tuvo que abandonarlo y renunciar así a la Denominación Chianti Classico DOP. Pese a que las condiciones con el tiempo han ido cambiado, la bodega permanece voluntariamente  fuera del Consorzio y sigue  etiquetando sus vinos  como "Rosso di Toscana" Indicazione Geografica Tipica (IGT).

En los últimos años se ha producido un cambio generacional en la bodega con el fallecimiento de Sergio Manetti y también de Giulio Gambelli, su enólogo durante muchos años y gran conocedor y defensor de la uva Sangiovese, quien le ayudó a situar a esta bodega como referencia en la elaboración de vinos puros de Sangiovese. Desde el 2000 está al frente su hijo Martino Manetti, quien cuenta con la colaboración del enólogo Paolo Salvi, discípulo de Gambelli, tras la también desaparición reciente del enólogo Bruno Bini. Con el trabajo que están haciendo fiel al estilo tradicionalista y a la filosofía de sus antepasados, siguen produciendo grandes y elegantes vinos.

La finca y la variedad Sangioveto

"Nella nostra storia non abbiamo mai piantato varietà di uva alternative alle nostre tradizionali Sangiovese, Canaiolo e Colorino. La nostra concezione è produrre un vino che rispecchi in pieno l’identità della nostra terra".

La finca se encuentra a una altura de 425 metros sobre el nivel del mar y en total hoy en día cultivan 18 hectáreas de viñedos sobre suaves laderas, entre olivos y bosques. Están divididos en diferentes 9 parcelas llamadas Le Pergole Torte, Il Sodaccio, Montevertine, Pian del Ciampolo, Selvole, Il Casino, La Casa, Villanova y Borro ai Colli.  El suelo predominante es calizo, algo pedregoso y con la arcilla arenosa allí llamada “alberese” sobre la marga desmenuzada de color azulada típica de esta región conocida como "galestro". El 90% de las parcelas están plantadas con la uva Sangiovese y el 10% restante con las también autóctonas cepas toscanas Colorino y Canaiolo.

Todos los procesos que hacen, tanto en el cultivo de la tierra como en la bodega, se hacen de forma artesanal y manual siguiendo métodos tradicionales de la región. El trabajo en el campo es orgánico y en la bodega todo el movimiento del vino se hace por gravedad. Así, tras la vendimia manual, los vinos fermentan de forma natural con sus levaduras indígenas durante al menos 25 días en grandes tinas de cemento de 150hl cubiertas de fibra de vidrio y sin control de temperatura. Mientras el vino fermenta, van rompiendo suavemente el sombrero regularmente para conseguir una extracción larga y lenta. La fermentación maloláctica también se produce en estas tinas de cemento.

Los tres vinos de la bodega: Pian del Ciampolo, Montevertine y Le Pergole Torte

Después la fermentación en las cubas de cemento, los tres vinos que producen hoy en día pasan a tener una larga crianza en madera.

El vino Montevertine está compuesto principalmente de Sangiovese y tiene un 10% de Colorino y Canaiolo. Tras la fermentación, madura 2 años en botti de roble de Eslavonia de diferentes tamaños, los más grandes de 18 hectolitros de capacidad.

La uva Sangiovese “en purezza” del vino mítico de la bodega llamado Le Pergole Torte procede del viñedo con el mismo nombre, el más antiguo de la finca, plantado en 1968, una parcela de 2 hectáreas y exposición N-NE. Este vino tiene una crianza diferente; primero está 18 meses en los grandes botti de roble de Eslavonia típicos de la bodega y después en barricas de roble francés durante medio año más. Estas barricas son una mezcla de viejo y nuevo roble de Allier y generalmente no se usan más de cinco años, introduciendo cada año poca cantidad de nuevas para minimizar la influencia de la madera nueva.

Los vinos se embotellan sin filtrar ni clarificar, con dosis mínas de SO2 y permanecen en botella durante al menos seis meses antes de comercializarlos. Estos dos vinos Montevertine y  Le Pergole Torte son vinos de guarda, tienen  un perfil austero y puro, son ácidos, muy lineales y eternamente profundos. Necesitan mucho tiempo para  ir volviéndose más amables y accesibles y poder así mostrar toda su delicadeza. Así que si te haces con alguna botella, ya puedes tener paciencia y guardarla para poder disfrutar a lo grande de aquí a un tiempo.

Por suerte elaboran otro vino más accesible para beber más tempranamente que no puede ser más bueno y se llama Pian del Ciampolo. La uva procede de un viñedo más joven plantado en el 2003 y con exposición O-NO. Está compuesto de un 90% de Sangiovese y un poco de Canaiolo y Colorino y ha envejecido durante un año en viejos botti de roble de Eslavonia. Es un excelente ejemplo del carácter más auténtico de la Sangiovese pero con mucha presencia de la fruta fresca. Muestra ya toda la finura de la variedad, su energética acidez y sus complejos aromas de fruta roja ácida como arándanos y casis, de cerezas amargas, de las notas a flores silvestres como violetas, a madera como cedro, a sotobosque, a setas, a tierra… 

 

Etiquetas: