Monvínic Store Blog - Domaine Mercati

Por Delia Garcia

Domaine Mercati - Zakynthos - Islas Jónicas - Grecia

Tradición recuperada en el archipiélago de las Islas Jónicas

La historia del pequeño Domaine Merkatis o Mercati tiene sus raíces en el siglo XVIII. Está situado en una de las islas Jónicas llamada Zákinthos, u otros muchos nombres como Zante o “flor de Levante". Es un lugar paradisíaco con playas idílicas de arena y acantilados al oeste de Grecia, en el mar Jónico. Hace unos cuantos años Lorenzo Mercati sembró unas pocas hectáreas de viñedo para salvar la tradición vitivinícola familiar y, sobre todo, el estilo tan singular y ya casi perdido de los vinos tradicionales de la isla, unos vinos que siempre fueron elaborados mediante un largo envejecimiento en barricas viejas de madera, un envejecimiento oxidativo que estaba acompañado en muchos periodos por una crianza biológica bajo velo. Hoy en día es Eleni Mercati la que se encarga del cultivo de las 1,2 ha de viñedos y de la elaboración de estos vinos míticos.
Las variedades plantadas son las tradicionales y ya casi desaparecidas Goustolidi (Vostilidi de Cephalonia), allí conocida como Gaetano, o la Zakynthino, en la isla llamada Paolo, nombres que hacen referencia a la estrecha e histórica vinculación que estas islas han tenido con Italia. Los viñedos que cultiva esta bodega de forma orgánica están compuestos por suelos de arcilla blanca bentonita, un tipo de terreno con gran cantidad filosilicato, un mineral de arcilla principalmente compuesta de silicio, aluminio, magnesio y calcio. Allí crecen viejas cepas de pie franco que hoy en día tienen una media de edad de entre 70 y 80 años. Están situados a unos 500 m de altitud, en lugares con un microclima mediterráneo algo húmedo y fresco ya que están refrescados por fuertes vientos marítimos. 

A Monvinic Store hace algún tiempo que llegaron sus vinos
Gaetano y Paolo de las añadas 2007 y 2009. Son vinos muy poco convencionales, de carácter oxidativo y biológico, muy sápidos y expresivos, similares a los Vin Jaune del Jura, pero con unos aromas y sabores vinculados plenamente al Mediterráneo, con notas a garriga como laurel, manzanilla, olivo y mirto, con recuerdos maduros a fruta compotada, yodo, miel y frutos secos, con una boca llena de voluptuosidad acompañada por una acidez vertebradora y una sensación salina que generan un posgusto eterno. Grandísimos vinos llenos de historia para beber a sorbitos a una temperatura de 16-18 ºC y en copas suficientemente grandes como para que vayan respirando. Aunque no están encabezados, son muy intensos y es mejor ir disfrutándolos en diversos días, incluso meses, son vinos inmutables que con el oxígenos se crecen.

Etiquetas: