Monvínic Store Blog - El Club 70 de Octubre 2018

Por Monvínic Store

WHAT'S IN THE BOX THIS MONTH?

 

THE HERMIT SKIN FERMENTED MÜLLER-THURGAU 2017

North Canterbury / Wairapa Valley / New Zealand

Theo Coles hace sus vinos de The Hermit Ram en North Canterbury, en Wairapa Valley, un lugar espectacular en la parte centro-este de la Isla Sur de Nueva Zelanda, una región donde los suelos de los riscos están compuestos principalmente de gravas glaciales y, sobre todo, de piedra caliza.

Sus vinos son directos y perfumados, pura fruta, pero transmiten una sensación de pureza, una sensación que aporta el suelo calcáreo generando un perfil alargado y sápido similar a los grandes vinos que elabora también en esa zona la bodega de Mike Weersing Pyramid Valley.

Theo trabaja como enólogo asesor de varias bodegas en todo el país, pero The Hermit Ram es su proyecto personal, un lugar donde experimentar libremente para buscar el estilo y la dirección de los vinos que él quiere hacer. En 2012 encontró en Arden, Waikari Valley, el viñedo Limestone Hills, en la zona de Waipara Gorge. Allí su amigo Gareth Renowden tenía plantadas unas cepas de Pinot Noir sobre un suelo calizo puro que le robaron el corazón. Las cepas estaban plantadas con un marco de plantación muy muy pequeño y estuvieron siempre cultivadas de forma orgánica, así que Theo no pudo resistirse a la ilusión de poder hacer vino a partir de ese lugar. Desde entonces fue cultivando otras pequeñas parcelas también de suelos calizos en la misma región de North Canterbury siguiendo con el mismo espíritu de trabajar con técnicas de elaboración tradicionales aprendidas en el llamado "viejo mundo", técnicas antiguas y sencillas que aplicadas a los intensos sabores primarios de la fruta de Nueva Zelanda generan buenos vinos complejos y a la vez muy bebibles.

Todas las cepas se cultivan a mano de forma artesanal y respetuosa, sin maquinaria ni productos químicos (sus viñedos tienen el certificado BioGro) y en la bodega los vinos se vinifican de manera natural y simple, con la menor interferencia posible, respetando el carácter de la fruta, sin productos enológicos más allá de una dosis mínima de sulfurosos en el embotellado (20ppm).  Tras la vinificación los vinos se embotellan sin filtrar ni clarificar para mantener la personalidad de la uva en el mayor grado posible. Son vinos que buscan la profundidad y vitalidad que aporta el suelo calizo activo, con varias dimensiones y una complejidad inusual en ese país, con individualidad, una marcada acidez y siempre una presencia de fruta y textura crujiente que los hace muy bebibles y frescos.

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo me lo bebo?

Este Müller Thurgau Skin Fermented del 2017 que te envía este mes Super Cyclo es un vino muy singular con un color precioso. Esta variedad es una uva muy poco utilizada en Nueva Zelanda. Ampliamente plantada en los años 80, hoy en día quedan muy pocos viñedos y se usa principalmente para hacer mezclas para vinos a granel. Pero Theo le atrajo la idea de elaborar un vino macerado con esta variedad ya denostada y encontró uno de los viñedos más antiguos de Canterbury, un viñedo con cepas de más de 35 años que da unos rendimientos muy bajos.

Las uvas se despalillaron y fermentaron de forma espontánea, una parte en un pequeño depósito abierto y otra en un huevo de cemento. La uva del depósito se pisó tras pasar el vino 6 semanas en contacto con la piel y después pasó a viejas barricas neutras donde hizo la fermentación maloláctica de forma natural. La parte que estaba en el huevo de cemento también con las pieles, tras 168 días y después de hacer la maloláctica se prensó suavemente y se mezcló en las barricas con la otra parte, justo antes de embotellarse.

Es un vino muy individual, con un perfil marcado de “orange wine”, de color naranja oscuro, de aromas profundos y maduros a fruta tropical y de hueso, energético, ácido y con textura tánica marcada, pero sin ese final algo amargo que caracteriza muchos de estos vinos y, sobre todo, muy muy bebible, con apenas 9,5 % vol. alcohol es ¡pura fruta crujiente muy fácil de beber! Tómalo fresco sobre los 10-12ºC, no mucho más frío, por su intensidad de aroma acompañará muy bien platos sabrosos y por su tanicidad también con un componente graso, como por ejemplo paté, quesos de pasta de corte no muy evolucionados y pescados ahumados, también muy bien con platos especiados y picantes de carne blanca y cerdo como con curry.

 

MONTEVERTINE 2013

Radda in Chianti / Toscana / Italia

La finca de la bodega Montevertine está en un lugar mágico de la Toscana más clásica y auténtica, a mitad de camino entre Florencia y Siena, tres kilómetros al norte del precioso pueblo llamado Radda in Chianti. En el año 1967 Sergio Manetti adquirió esta finca de origen medieval situada sobre una suave colina en el centro del Chianti. La primera idea era tener una bonita casa de vacaciones para la familia en un lugar idílico, pero se ilusionó y plantó dos hectáreas de viñedo de la variedad Sangiovese, también llamada Sangioveto, y empezó a elaborar vino de forma tradicional, como siempre se había hecho en la región. Ya en 1971 embotelló su primer vino, envió alguna botella para que se probara en Vinitaly y causó tal entusiasmo que decidió dejar su antiguo trabajo y dedicarse exclusivamente a hacer vino en aquel lugar. Desde entonces sus vinos tienen tanta calidad e identidad que hace ya años que son una referencia internacional del vino toscano.

Manetti siempre quiso potenciar la elegancia, la acidez, la vitalidad y la impresionante dimensión a la que puede llegar la cepa Sangiovese y ya en 1981, debido a su negativa a incorporar en sus vinos la variedad blanca Trebbiano como marcaba el Consorzio del Vino Chianti Classico, Montevertine tuvo que abandonarlo y renunciar así a la Denominación Chianti Classico DOP. Pese a que las condiciones con el tiempo han ido cambiado, la bodega permanece voluntariamente fuera del Consorzio y sigue etiquetando sus vinos  como "Rosso di Toscana" Indicazione Geografica Tipica (IGT).

En los últimos años se ha producido un cambio generacional en la bodega con el fallecimiento de Sergio Manetti y también de Giulio Gambelli, su enólogo durante muchos años y gran conocedor y defensor de la uva Sangiovese, quien le ayudó a situar a esta bodega como referencia en la elaboración de vinos puros de Sangiovese. Desde el 2000 está al frente su hijo Martino Manetti, quien cuenta con la colaboración del enólogo Paolo Salvi, discípulo de Gambelli, tras la también desaparición reciente del enólogo Bruno Bini. Con el trabajo que están haciendo fiel al estilo tradicionalista y a la filosofía de sus antepasados, siguen produciendo grandes y elegantes vinos.

La finca se encuentra a una altura de 425 metros sobre el nivel del mar y en total hoy en día cultivan 18 hectáreas de viñedos sobre suaves laderas, entre olivos y bosques. Están divididos en diferentes 9 parcelas, la más famosa es la llamada Le Pergole Torte, de la que hace su vino más representativo. El suelo es sedimentario, predominante calizo, algo pedregoso y con la arcilla arenosa allí llamada “alberese” sobre la marga desmenuzada de color azulada típica de esta región conocida como "galestro". El 90% de las parcelas están plantadas con la uva Sangiovese y el 10% restante con las también autóctonas cepas toscanas Colorino y Canaiolo.

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo me lo bebo?

El vino que te envía Super Cyclo es su Montevertine del año 2013, compuesto principalmente de Sangiovese junto a un 10% de Colorino y Canaiolo. Todos los procesos que hacen, tanto en el cultivo de la tierra como en la bodega, se hacen de forma artesanal y manual siguiendo métodos tradicionales de la región. El trabajo en el campo es orgánico y en la bodega todo el movimiento del vino se hace por gravedad. Así, tras la vendimia manual, los vinos fermentan de forma natural con sus levaduras indígenas durante al menos 25 días en grandes tinas de cemento de 150hl cubiertas de fibra de vidrio y sin control de temperatura. Mientras el vino fermenta, van rompiendo suavemente el sombrero regularmente para conseguir una extracción larga y lenta. La fermentación maloláctica también se produce en estas tinas de cemento. Tras la fermentación en las cubas de cemento, los vinos que producen hoy en día pasan a tener una larga crianza en madera, este Montevertine maduró 2 años en botti de roble de Eslavonia de diferentes tamaños, los más grandes de 18 hectolitros de capacidad. Es un vino muy bonito, un Chianti muy singular de estilo tradicional, sin sobremaduraciones ni una apariencia madura dulzona, es más bien todo lo contrario… de capa media baja y medio cuerpo, aparentemente austero y algo parco, pero muy delicado y profundo, con una acidez vibrante casi eléctrica y unos taninos suaves y muy bien integrados. En nariz aparecen sutiles aromas a fruta roja silvestre, tierra, trufa, hoja de té, pimienta, alquitrán y hierba de monte, una locura ácida, fresca y llena de aromas complejos perfecta para maridar con platos de este otoño como carne de caza macerada tipo una liebre a La Royal o codornices guisadas con calabaza y níscalos. Puro y delicado vino toscano.

¿QUÉ ES EL CLUB 70?

Con los vinos del Club 70 vas a ascender a lugares aún desconocidos… abre tu mente a vinos nuevos hechos de diferentes maneras, la mayoría maneras ancestrales y casi perdidas…  descubre una nueva dimensión del vino puro y esencial. Pura uva.

 

¿NO ERES DEL CLUB 70? ¡APÚNTATE!

Etiquetas: