Monvínic Store Blog - El Club 50 de Julio 2018

Por Monvínic Store

WHAT'S IN THE BOX THIS MONTH?

PAOLO BEA ARBOREUS UMBRIA BIANCO 2012

Montefalco / Umbria / Italia

Montefalco es un bello pueblo situado en las bellas montañas de Umbria donde se documenta la presencia de la familia Bea en esta localidad desde el s. XVI. Durante generaciones esta familia se ha dedicado a la tierra y hoy en día esta pequeña propiedad sigue siendo una clásica “fattoria” italiana, una finca equilibrada y autosuficiente donde se produce vino, se cría animales de granja para el comercio y el consumo doméstico y se cultiva la tierra con árboles frutales, olivos y cultivos varios como cereales.  Una granja autosuficiente y equilibrada, una especie de Paraíso de la autarquía. Hoy en día abarca 15 hectáreas, de las cuales 5 están dedicadas al viñedo. Las vides están en diversas parcelas situadas en las colinas bajas con suelos de arcilla y gravas entre Trevi y Montefalco, con orientaciones  tanto al este como al oeste.        

Sagrantino es la uva predominante con un 60% de la superficie del viñedo, una variedad oscura y poderosa con un tanino marcado que necesita un trabajo muy concienzudo y fino para ser domada, pero que, si se consigue, como es el caso, se llega a un lugar desconocido en lo que se refiere a la calidad del vino. En el 40% restante están plantadas las variedades Sangiovese y Montepulciano y hay una pequeña parte plantada con la variedad blanca Trebbiano Spoletino, con la que se ha elaborado este vino blanco que te envía este mes Lady Pruïna.
Los viñedos se cultivan orgánicamente en Biodinámica sin productos de superficie ni sistémicos, y todos los trabajos se hacen manualmente. En la bodega se vinifica con la misma filosofía artesanal y simple, sin productos enológicos, todo de forma manual como se ha hecho siempre,  con levaduras autóctonas, con largas maceraciones, sin control de temperaturas, utilizando una combinación de pequeñas cubas de acero inoxidable y botti para las largas crianzas, embotellando los vinos sin clarificación ni filtración y con una dosis mínima de sulfuroso,  Paolo siempre ha dicho que al filtrar el vino se le quita el alma. En las bonitas etiquetas explican toda su filosofía de trabajo artesanal y proclaman que "Che il vino è vivo! “
 

Paolo Bea es hoy en día el abuelo  de la familia, un refernte en el vino natural de Italia y miembro fundador de Vini Veri. En la bodega sigue siendo la fuerza que guía la producción de esta granja con la ayuda de sus dos hijos, Giuseppe, que cultiva los viñedos, y Giampiero, quien se encarga de la vinificación en la bodega. Producen muy poca cantidad de vino, siempre en una línea de trabajo de respeto máximo por la naturaleza, con los rendimientos y volúmenes que les ofrece cada año. Giampiero explica que " la naturaleza debe ser observada, escuchada e integrada, no dominada", en sus vinos dice que quiere “probar la identidad de la tierra"… 

 

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo me lo bebo?

Sus vinos tintos son los más conocidos por su calidad, son sutiles y elegantes, finamente tánicos, con mucha presencia en boca, una locura, vaya… pero su blanco Arboreus que has recibido es también un vino muy especial. Cada año elaboran unas 3000 botellas de este vino vinificado a partir de una finca con cepas de Trebbiano Spoletino de más de 140 años de edad grandes como árboles. Se ha vinificado mediante una larga maceración con las pieles de tres semanas y una posterior maduración en un depósito de acero inoxidable durante dos años antes de embotellarlo, sin filtrar, sin clarificar y sin sulfuroso. Es un vino de perfil “orange”, de color dorado anaranjado, de textura muy rica, no solo por los taninos de la maceración, sino por la materia que se aprecia. Amplio, serio, de carácter herbáceo y maduro, con notas de monte bajo, con sabor a miel, azafrán, tierra y frutos secos… Este vino exige aire para irse abriendo, y comida! Platos contundentes y sabroso, una buen arroz de mar y montaña, o alguno los típicos de la región elaborados con los maravillosos productos que tienen como un Pasticcio de verdura, trufa negra y carne de cerdo, una brandada de bacalao o solo con un poco de queso de oveja Pecorino de Montefalco…. Bébelo no muy frío, sobre 10-12ºC y en copas grandes. Si no tienes mucho tiempo, decántalo, porque necesita mucho tiempo de oxigenación para ir abriéndose y poder mostrar toda su sutileza y complejidad.

 

CLAUS PREISINGER KIESELSTEIN ZWEIGELT 2017

Gols / Burgenland /Austria

Claus Preisinguer es un joven viticultor que hace vinos en la región de Burgenland, en las tierras Pannobile, en la costa noreste del lago Neusiedl. Pese a ser uno de los vinateros austríacos más famoso y respetado por la calidad de sus vinos, está siempre en continuo dinamismo y experimentación buscando diversas líneas de trabajo para encontrar nuevas expresiones entrono a la elaboración de vinos artesanales que sean una clara representación de su territorio. Para ello trabaja con un cultivo orgánico y en la bodega solo realiza las intervenciones más necesarias y deja libertad a los vinos durante todo el proceso. Esta forma de trabajar le permite crear vinos excepcionales y auténticos fuera de la corriente principal más clásica y estandarizada de elaboración del país. Él fue uno de los primeros, si no el primero, productor austríaco en comenzar a experimentar con vinos blancos macerados y fermentados con las pieles en ánforas georgianas. Su Weissburgunder 2009 del viñedo Edelgraben fue el primero que embotelló en este estilo, desde entonces ha seguido vinificando toda la gama Edelgraben en estas ánforas. De hecho, en los últimos años se está dando una gran revolución entorno a la producción de vinos naturales en Austria con grupos de pequeños agricultores energéticos como el que existe en la Estiria, el  llamado Schmecke das Leben con Werlitsch, Sepp Muster, Muster,  Tscheppe y Strohmeier, o los elaboradores de Weinviertel de la zona norte como Johannes Zillinger o Michel Gindl, o, cómo no, con el trabajo que  llevan desde el 1994 realizando el movimiento Pannobile, al que pertenece Preisinger,  para trabajar en conjunto hacia la definición de la vitivinicultura de calidad en esta región del Burgenland, actualmente con 9 bodegas representantes de tan alta calidad como Nittnaus, Gsellmann o Paul Asch. 
Claus retomó la bodega que tenía su padre a finales de los años 90, tras estar un tiempo trabajando con Hans Nittnaus. Su primera añada comercializada fue la del 2000 y desde entonces ha ampliado las 3 hectáreas de su padre hasta las 19 hectáreas de viñedos que cultiva hoy en día. Sus terrenos plantados principalmente con las cepas autóctonas tintas (90%) Zweigelt, Blaufränkisch, St. Laurent y las blancas (10%) Grüner Veltliner y Weissburgunder se extienden a través de 64 pequeñas parcelas repartidas en las localidades de Weiden, Gols y Mónchhof. Los tipos de suelos que hay en estas parcelas son algunos con más componentes calcáreos (kalk) y otros con gravas  (kiesel), tipos de suelos que aparecen en los nombres de sus vinos. Su cultivo lo hace siguiendo los preceptos de la Biodinámica, con cobertura vegetal, compostaje, con plantas homeopáticas… 
“Dazu nehme ich das, was die Trauben bringen, und schaue, dass ich das total pur, low-tech, aus dem Bauch heraus, ganz natürlich - und so wie ich bin - in die Flasche bringe. Mit viel Nachdenken, aber ohne Kopflastigkeit. Gefühl,Instinkt,Nase, Mund und Bauch entscheiden. So einfach ist das und so kompliziert (so bin ich halt;-)”

 

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo me lo bebo?

Este vino elaborado con Zweigelt de la añada 2017 es la Cuvée Kieselstein, un nombre que hace referencia a los suelos de grava en los que crecen estas cepas. Tras la vendimia manual a finales de septiembre, la fermentación se hizo de forma espontánea con las levaduras indígenas en un pequeño depósito de acero inoxidable. Después ha estado criando durante 10 meses en barricas de roble usadas. Se embotelló sin clarificación, ni filtración y con una pequeña dosis de sulfuroso.
Es un vino tinto de cuerpo jugoso y dinámico, muy bebible, con taninos finos, de nariz fragante y muy refrescante con notas de cerezas y moras silvestres, a flores y hierbas de campo, plantas aromáticas como anís, laurel y especias picantes. Tómalo fresco sobre los 14ºC y en copas grandes de tipo vertical. Por su acidez y por no ser demasiado tánico en general combinará bien con platos donde haya componentes ácidos y grasos, platos no muy intensos como pastas con salsas suaves, verduras a la brasa, arroces de carne y pescado, carnes asadas o a la barbacoa, algunos quesos suaves de pasta blanda, patés y rillettes, fiambres y embutidos...  puedes hacer algún plato típico autriaco como un filete de ternera Tafelspitz acompañado de rábano picante o Selchfleisch (carne ahumada) con Sauerkraut (col agria). 

 

 

¿QUÉ ES EL CLUB 50?

Los vinos del Club 50 te harán brotar y regenerar tus gustos sobre el vino con nuevos sabores y perfiles de vino. Serán vinos originales y distintos que te harán viajar a lugares lejanos y te mostrarán otras maneras de entender el vino. 

¿QUIERES SER DEL CLUB 50? ¡APÚNTATE!

Etiquetas: