Monvínic Store Blog - El Club 50 de Enero 2019

Por Monvínic Store

¿QUÉ HAY EN LA CAJA ESTE MES?

 

Viñateros Bravos Valle de Itata País Granítico 2016

Valle de Itata/ Chile

El Valle de Itata está en el extremo sur de Chile, es un lugar maravilloso con suelos graníticos lleno de viejas cepas centenarias (lo normal es que sean de entre 150 y 200 años, pero las hay de hasta 300 años…) cultivadas en secano desde siempre, un lugar refrescado por los vientos oceánicos que fue el primer asentamiento de los colonos españoles durante el siglo XVI. Allí desarrollaron el cultivo de la vid y empezando la historia de la vitivinicultura chilena, plantaron la cepa Listán Prieto, allí llamada generalmente País, una uva de la que no hay clones de laboratorio, solo una cepa que se ha adaptado a su entorno durante más 500 años… una locura. Si alguien quiere acercarse a lo que sería un vino del pasado, la forma más aproximada sería probar los vinos naturales del sur de Chile. Este Valle, que no ha tenido prácticamente ninguna modernización en la vitivinicultura desde entonces, hoy en día está reviviendo y allí se están haciendo grandes vinos llenos de identidad, algunos de los más revolucionarios y de gran calidad son los que hace Leonardo Erazo. A los Viñateros Bravos es un proyecto que hace tributo a todos esos campesinos que durante siglos han mantenido viva la agricultura de la vid en esta región.

Leo es un viñatero incansable lleno conocimiento sobre todos los temas relacionados con la vinificación y la viticultura en Sud América. Ha viajado por el mundo y ha trabajando para varias bodegas realizando investigaciones sobre la composición del suelo y la Biodinámica junto a gente como Pedro Parra. Su estilo de elaboración es siempre minimalista y artesanal buscando mostrar la profunda expresión de los terruños más originales del Sur de Chile, para ello combina algunas técnicas modernas con las tradiciones más antiguas y naturales que siempre ha desarrollado la gente del lugar.

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo lo bebo?

Este Granítico del 2016 que te manda Lady Pruïna es un vino tinto fresco y delicado, de perfil estirado marcado por unos taninos finos que le aportan una estructura única y un final persistente, con un carácter mineral y sápido que lo hace muy complejo. Está vinificado de forma muy artesanal fermentando la uva en cubas de cemento con sus levaduras naturales y haciendo una sutil extracción. Tras la fermentación pasa a madurar en tinas de madera vieja durante algo más de un año. Se embotella sin filtrar ni clarificar, sólo con una dosis mínima de azufre. Con apenas 12,5% vol. alcohol, es un vino que fluye de una manera peligrosa y te llena la boca de luz y energía que te atrapan y te incitan una y otra vez a beber e intentar descubrir qué sabores son estos que resultan tan desconocidos y cautivadores, aromas y sabores a frutas silvestres, a flores y hierbas de bosque, especias picantes, cuero, hojarasca y tierra. Lo puedes tomar solo porque es muy sutil y etéreo, pero si quieres tomarlo con comida hará un buen tándem con platos delicados de carne como unas mollejas a la plancha o conejo escabechado. Tómalo fresco sobre los 14-16ºC y en copas grandes de tipo borgoñón.

 

Château Le Puy Emilien 2013

Saint Cibard / Francs Côtes de Bourdeux / Francia

La Familia Amoreau cultiva viñedos desde principio del s. XVII en la parte noreste de Libourne, sobre la meseta rocosa de Saint-Emilion y Pomerol, en un paraje conocido como “le Côteau des Merveilles” por la calidad histórica de su terruño, uno de los lugares más altos del Departamento del río Gironda. Es un magnífico château bordelés  en el pueblo de Saint Cibard rodeado de 51 hectáreas de bosques, almendros e higueras y tres grandes parcelas de viñedos con viejas cepas de una edad media de 50 años y suelos arcillo-calcáreos con gran cantidad de sílice. La variedad principal es la Merlot (85%), pero también están plantadas las variedades tintas Cabernet Sauvignon y Franc y un poco de Malbec y Carmenère y la blanca Sémillon.

El cultivo y la elaboración siempre se han mantenido en un plano artesanal con un trabajo en el campo orgánico para mantener la biodiversidad siguiendo los preceptos de la Biodinámica, como siempre se hizo, utilizando el caballo en vez de maquinaria, potenciando la vegetación propias del lugar y sin añadir abonos químicos, herbicidas o insecticidas de síntesis. Esta forma de trabajar es algo poco común en esta famosa región vinícola, pero es que, según cuenta Jean Pierre Amoureau, propietario de la bodega y gran divulgador de la Biodinámica, en su familia nunca se utilizaron productos químicos por cuestiones económicas, por lo que siempre se ha practicado una agricultura respetuosa con el ecosistema. Al parecer su abuelo estaba influenciado por André Birre, un agrónomo de mediados del s. XX que instó a los agricultores a cuidar la salud de sus suelos recomendando métodos de cultivo ligados a lo que es hoy la Biodinámica. Jean Pierre, su hijo Pascal y el enólogo asociado Harold Langlais trabajan en esta línea en estrecha colaboración con Claude y Lydia Bourguignon, expertos en la salud de los suelos para el cultivo.

El trabajo en la bodega es igualmente manual y delicado, fermentando los vinos con sus levaduras salvajes, sin chaptalizar y utilizando foudres y barricas de madera vieja como recipientes para la vinificación y crianza. Los vignerons antecesores de la familia introdujeron en su día innovaciones para conseguir mayor finura y expresión de la fruta tales como despalillar la uva o el trabajo de maceración con el sombrero sumergido. Desde los años 1990 han seguido en esta línea de pureza y finura y ya entonces comenzaron a elaborar vinos sin la adición de sulfitos en ningún proceso, obteniendo así vinos de gran calidad y singularidad, como su gran Cuvée Barthélemy.

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo lo bebo?

Este Cuvée Emilien del 2013, como todos los vino que elaboran, tiene una larga crianza en foudres y viejas barricas, mínimo de 24 meses, realizando trasiegos y regulares batonnage en función del calendario lunar. Este trabajo tan auténtico les permite poder embotellar estos vinos según el calendario lunar (luna menguante) sin filtrados ni clarificados y sin nada de So2 añadido, o con dosis mínimas. Esta cosecha fresca y equlibrada se consideró lo suficientemente estable durante la crianza para ser embotellada sin añadir nada de azufre.

Es un vino tinto con un coupage de un 85% Merlot, un 7% Cabernet Franc, un 6% Cabernet Sauvignon, un 1% Malbec y un 1% Carmenére. Es un vino aterciopelado con taninos presentes pero muy suaves, pleno y con mucho extracto en boca, pero fluido y refrescante a la vez, de aromas profundos y complejos desde su juventud con una expresión terrosa, con aromas infinitos en cuanto a su capacidad de expresar su origen e individualidad y en cuanto a su impresionante capacidad de guarda, que es eterna, como ellos dicen, pura «expresión original del terroir». Aromáticamente es perfumado con recuerdos a fruta negra silvestre, tierra húmeda, ahumados, setas y sándalo... Si se quieres conocer los clásicos vinos de Burdeos que se elaboraban tradicionalmente antes de que llegara la industrialización a esa gran región vinícola, los vinos distintivos de Le Puy son una gran opción. Tómalo sobre los 16-18ºC en copas grandes de tipo vertical, dejando tiempo para que vaya abriéndose y expresando todo su carácter, y bébelo junto a platos sabrosos, grasos y contundentes, como un estofado de jabalí o un solomillo con verduras de invierno y salsa bordelesa.

 

¿QUÉ ES EL CLUB 50?

Los vinos del Club 50 te harán brotar y regenerar tus gustos sobre el vino con nuevos sabores y perfiles de vino. Serán vinos originales y distintos que te harán viajar a lugares lejanos y te mostrarán otras maneras de entender el vino. 

¿QUIERES SER DEL CLUB 50? ¡APÚNTATE!

Etiquetas: