Monvínic Store Blog - El Club 30 de Julio 2018

Por Monvínic Store

WHAT'S IN THE BOX THIS MONTH?

 

MELSHEIMER RIESLING TROCKEN 2016

Reil / Mittel Mosel / Alemania

La bodega Melsheimer está en el pueblo de  Reil y es una de las bodegas de más calidad de la zona del Mittel Mosel. Thorsten Melsheimer y su esposa Stefanie representan la  quinta generación de una familia de viñateros, una familia que lleva más de 200 años cultivando 11,5 hectáreas de viñedos en extremas pendientes, siempre  con una mirada enfocada en la preservación de la naturaleza y esas pendientes que ellos consideran un bien cultural de la región “...alle Weine auf dem Weingut Melsheimer in Reil werden traditionell erzeugt, ohne jeglichen Schnickschnack!”. Todos los trabajos se hacen de forma biodinámica en defensa de la identidad y la biodiversidad en el Valle del Mosel. Cuando Thorsten se incorporó a la bodega en 1995 comenzaron a aplicar concienzudamente los principios de la vinificación orgánica y desde  1997 la bodega también es miembro de Ecovin (Asociación Alemana de Enología Ecológica). Poco a poco fueron introduciendo métodos en Biodinámica  y desde el  2013 tienen la certificación  Demeter.

Tres cuartas partes de los viñedos que cultivan en Reil están sobre pendientes de pizarra muy pronunciadas, lo que obliga a un trabajo manual artesanal, sin posibilidad de introducir maquinaria, y, evidentemente mucho amor por la naturaleza. Actualmente todo su trabajo es biodinámico y explican que “para nosotros es muy reconfortante ver que las aves de rapiña se deslizan sobre nuestros viñedos una vez más, que miles de insectos y otras criaturas pequeñas se arrastran, corren, madriguean, que siete especies de mariposas en peligro de extinción se sienten como en casa en la zona y que una población increíblemente grande de la polilla de halcón con rayas plateadas disfruta de este nuevo hábitat… El paso más reciente que hemos dado en este camino es mantener las cabras en un valle. Estos animales extraordinarios y adorables son una valiosa adición a nuestra biodiversidad local y un método natural para evitar la invasión de matorrales en nuestro viñedo, son una medida preventiva suave y ambientalmente adecuada que protege nuestras viñas … Esta incorporación a nuestra bodega es algo que hemos soñado durante mucho tiempo, ya que sentimos que los animales animan el «microcosmos» de nuestra familia”.
La naturaleza se lo agradece esta armonía en la preservación de la diversidad de la fauna y la flora autóctonas que genera su enfoque holístico ofreciéndoles una uva de gran calidad con las que hacen auténticos  vinos que expresan la individualidad de cada parcela.

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo me lo bebo?

Este vino Trocken 2016 está elaborado con las uvas que vendimian más temprano. En esta bodega trabajan exhaustivamente la variedad Riesling buscando todos los matices que puede aportar, Thorsten dice que a priori su trabajo debería ser aburrido ya que cultivan una única variedad, en un único lugar y con un tipo de suelo concreto, pero es ahí donde está su trabajo, en apreciar cómo esta variedad reacciona a los más mínimos cambios de microclimas y composición de suelos, dice “nuestro sitio Mullay-Hofberg es un ejemplo fascinante de cómo una pendiente puede producir una gama de diferentes vinos en un área relativamente pequeña de un kilómetro. Aunque todos están hechos de la misma variedad de uva, cada uno de ellos es un gran individuo con su propio carácter único”, esta microdiversidad tan sutil es una característica común en todas las grandes zonas productoras de vino de calidad.
Este Trocken del 2016 es un vino blanco vinificado en los grandes toneles tradicionales llamados  Stückfass que tienen en la bodega, viejos toneles de entre 10 y 12 hl y una media de 100 años. Allí los vinos fermentan de forma natural con sus levaduras indígenas, sin control de temperatura y sin la adición de ningún producto enológico ni chaptalización. La fermentación, que se hace de forma lenta y suave,  genera un sinfín de matices en los vinos. La mayoría de sus vinos hacen de forma natural la fermentación maloláctica, lo que les da un estilo menos tenso que los habituales Riesling alemanes. Este vino es  vital, de cuerpo medio y de marcada acidez, con una sutil presencia de fruta elegante y refrescante, con sutiles notas cítricas, a melocotón de agua, a hierba fresca  y flores blancas. Para beber a cualquier hora! tiene un maridaje ilimitado este verano, como aperitivo, con ensaladas, ahumados, quesos de pasta blanda, con platos de carnes blancas, pescados y mariscos… o si sabes hacer algún plato alemán estará tremendo con platos como  una ensalada típica alemana con patatas, Salchichas Bockwurts, mostaza y pepinillos o unos mejillones al estilo del Rhin, al vapor con zanahoria, puerro y mantequilla.

 

MULLINEUX KLOOF STREET ROUGE 2012

Riebeek Kasteel / Swartland / Sudáfrica

 Chris y Andrea Mullineux son una pareja de enólogos emprendedores y con mucho talento, tanto, que se convirtieron en importantes impulsores del movimiento hacia la calidad y la recuperación de la tradición y la identidad que se ha dado en la región sudafricana de Swartland. Una actividad en la que están acompañados por otros tantos elaboradores talentosos como Eben Sadie, David Sadie, Adi Badenhorst, Jurgen Gowns, Jasper Wickens, Marc Kent & Callie Louw o Craig Hawkins de Testalonga. Todos estos pequeños productores sudafricanos llevan unos años originando con su trabajo artesanal y energético una corriente que ha convertido a Swartland en una de las zonas más dinámicas e importantes de la vitivinicultura del hemisferio sur.

Esta pareja se formaron como enólogos en la Universidad de Stellenbosch y California (Davis) y, tras trabajar en diversas bodegas de Francia (Languedoc-Roussillon y del Ródano), en California y en Sudáfrica (en bodegas como De Trafford, Rustenberg  y Tulbagh Mountain Vineyards), optaron por asentarse en la zona de Malmesbury para hacer vino puros con la firme convicción de que es un lugar único, un lugar muy seco con suelos muy pobres de granito y esquisto y una gran cantidad de viejos viñedos en vaso de secano que podían recuperar y con los que hacer grandes vinos llenos de personalidad y calidad.

Su bodega está en Riebeek Kasteel, al este de Malmesbury. La crearon en el 2007 en la finca llamada Roundstone y en sólo cuatro vendimias consiguieron un gran reconocimiento llegando a estar entre los primeros vinos mejor puntuados por la Platter’s South African Wine Guide en el 2014. La mayoría de sus viñedos están situados en zonas rocosas de las laderas occidentales de la montaña de Kasteelberg, con profundos suelos de esquisto y pizarra, y en la zona más al sur, en la montaña de Paardeberg, con suelos más graníticos.

El clima árido de la región, con muy pocas lluvias en verano y una suave brisa oceánica por la tarde-noche, hace que el peligro de plagas sea muy bajo y les permite hacer un cultivo orgánico sin demasiada dificultad. En el viñedo dejan cobertura vegetal para evitar la erosión, refrescarlo en verano y evitar las malas hierbas. También utilizan mantillo y compost procedente de su propia granja para conservar la humedad y mejorar la salud de un suelo, muy castigado por el clima tan seco del lugar.

Explican que su objetivo es “… to produce characterful, balanced and refined wines that properly reflect the Shale and Granite terroirs of the Swartland using traditional winemaking techniques….” Sus vinos son de carácter puro, definido, incluso algo austero, resultan muy frescos y lineales, de cuerpo medio y aromas profundos y complejos, un perfume donde siempre están presentes sutiles notas terrosas, minerales y herbáceas, como en este vino que te manda Mr. Roots este mes de julio.

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo me lo bebo?

Kloof Street Rouge 2012 es un vino tinto hecho con una mezcla de las variedades Syrah, Cinsault y Carignan procedentes de diferentes viñedos con una edad media de unos 30 años. Es un vino con muy poca crianza. Está hecho de forma natural, como explican, “in the cellar, apart from minimal amounts of sulphur, nothing is added to, or removed from our wines. We do not make use of any yeasts, acids, tannins, enzymes, or fining and filtering agents….". Vinificado sin productos añadidos, con sus levaduras salvajes, con parte del raspón y utilizando diferentes tipos de recipientes, tanto para la fermentación como para la crianza (tinas de cemento, barricas viejas, pequeños depósitos de acero inoxidable…). El embotellado se hizo sin filtrar ni clarificar y sólo se añadió una dosis mínima de SO2 en ese momento. Tiene un perfil de vino muy bebible y fresco, aunque ahora siendo un 2012 ya ha adquirido bouquet con notas de evolución, así que ante los recuerdos a fruta negra silvestre, especias y monte bajo, aparecerán notas a cuero, a tierra húmeda, hojarasca, ahumados… más complejidad. Bébelo fresco sobre los 14-16ºC y en copas grandes de tipo bordelés. Y tómalo con lo que quieras porque tiene un maridaje muy amplio, platos sencillos y sabrosos como una pasta con setas y parmesano, un arroz de montaña o algún plato típico sudafricano como una salchicha Boerewors acompañada de col y zanahoria cocida.

 

 

QUE ÉS EL CLUB 30?

Con este Club has entrado en las entrañas del viñedo y empiezas a conocer los vinos originales desde la base, desde el subsuelo. Aquí los vinos tienen un carácter definido y un perfil afrutado e identitario, lo importante es la transmisión de su lugar de origen.

¿QUIERES SER DEL CLUB 30? ¡APÚNTATE!

Etiquetas: