Monvínic Store Blog - El Club 30 de Enero 2019

Por Monvínic Store

¿QUÉ HAY EN LA CAJA ESTE MES?

 

Cacique Maravilla Yumbel Capricci 2014

Yumbel/ Valle de Biobío / Valle Central / Chile

En el S.XIX algunos chilenos se enriquecieron por la industria de la minería desarrollada en la parte Norte del país y viajaron a Francia, un lugar dónde descubrieron una nueva manera de hacer vino. Al volver a su país construyeron en las fértiles y calurosas tierras del norte extensos viñedos con variedades bordelesas y grandes châteaux a la manera francesa. Al poco tiempo, cuando la filoxera devastó el viñedo europeo, muchos enólogos galos emigraron a Chile instaurándose así una copia de las producciones francesas y un desprecio por los vinos chilenos más tradicionales que se habían elaborado durante siglos, vinos conocidos como pipeños y elaborados de manera manual por los campesinos con variedades muy antiguas como País, Cariñena, Cinsault, Côt, Torontel o Moscatel de Alejandría, cepas descendientes directas de las introducidas por los conquistadores españoles en el S. XVI.

Siguiendo el rastro de los tradicionales pipeños, pequeños productores han ido en busca de viejos viñedos en las zonas más frescas y con mayor altitud del país, en lugares que, por su situación geográfica cerca del océano, son frescos como Casablanca o Valparaíso, pero, sobre todo, en las regiones del Sur del país. La zona del Sur, conocida como Región de Secano, va desde el Valle del Maule, la llamada VII Región, con sus provincias Cauquenes, Curicó, Linares y Talca, hacia abajo, hacia el Valle de Itata y el Valle de Bío-Bío, conocida como la VIII Región. En estas zonas sur más frías, los suelos son más pobres, de granito, esquisto, pizarra o de origen volcánico, y allí se han conservado gran número de viejísimos viñedos centenarios de pequeños agricultores independientes que durante muchos años los han cultivado de manera artesanal. Allí una serie de pequeños productores están cambiando la escena del vino chileno recuperando estas cepas cultivándolas de forma orgánica, sin pesticidas, abonos químicos ni irrigación, “tinto de rulo” le llaman ellos a los viñedos sin riego, como siempre se hizo en estas regiones del Sur, pura expresión del lugar y de las tradiciones más antiguas e identitarias de estos campesinos.

Uno de estos campesinos del Valle de Bío-Bío es Manuel Moraga, más conocido como Cacique Maravilla, séptima generación de una familia de viñateros de la Viña 33 de esta región del Secano Interior, como él explica "... hace más de 300 años, en el ocaso de la Guerra de Arauco, la familia Gutiérrez comenzó a escribir la historia de este vino en las tierras del Secano Interior de Santa Lucía de Yumbel. Fue en esa excepcional veta de Trumao donde se puso a prueba toda la fortaleza de las cepas Côte de Rouge, Moscatel de Alejandría y Listán Prieto, que habían traído desde el viejo mundo. Esta plantación de vides más tarde fue inscrita, siendo la Viña Nº 33 registrada en Chile..." Tres siglos después, Manuel sigue en las tierras de su familia cultivando estas viejas cepas impresionantes manteniéndolas vivas e intactas, cepas de casi 300 años que son de las más antiguas que se conservan en Chile, un trabajo "en honor al español enamorado de estas tierras y el más antiguo de la familia Gutiérrez es que estos vinos son producidos; a quienes los lugareños llamaban para honrarle, Cacique Maravilla"...  

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo lo bebo?

El vino que te envía este mes Mr. Roots es un claro reflejo de estos vinos artesanales y rústicos que hace Manuel. Está elaborado con uva País, Malbec (Cot) y Cabernet Sauvignon, mediante una co-fermentación en un tradicional y viejo lagar de madera de raulí, con sus levaduras nativas, sin ningún tipo de control de temperatura, con una decantación por gravedad, embotellado sin filtrar… como dice él, “casi sin intervención humana”. Es un vino tinto de perfil rústico y de aromas terciarios que guarda una fresca fruta silvestre preciosa, acompañada de notas terrosas y vegetales complejas y profundas. De apenas 13°, la temperatura de consumo debería estar sobre 16ºC y las copas estarían bien grandes y de tipo vertical. Maridará a la perfección con platos de invierno de carnes blancas y rojas con fondos y reducciones, como un fricandó con níscalos, también con platos más sencillos pero muy sabrosos como una pasta con trufa negra o platos típicos del Biobío como unas longanizas de Chillán con porotos... Un vino que conecta con la viticultura más original y pura chilena.

 

Claus Preisinger Österreich Kalkstein Blaufränkisch 2017

Gols / Burgenland /Austria

Claus Preisinguer es un joven viticultor que hace vinos en la región de Burgenland, en las tierras Pannobile, en la costa noreste del lago Neusiedl. Pese a ser uno de los vinateros austríacos más famoso y respetado por la calidad de sus vinos, está siempre en continuo dinamismo y experimentación buscando diversas líneas de trabajo para encontrar nuevas expresiones entrono a la elaboración de vinos artesanales que puedan llegar a ser una clara representación de su territorio. Para ello cultiva sus viñedos de forma orgánica siguiendo los preceptos de la Biodinámica, con cobertura vegetal, compostaje, con plantas homeopáticas… y en la bodega solo realiza las intervenciones más necesarias y deja la mayor libertad a los vinos durante todo el proceso de fermentación y crianza. Esta forma de trabajar le permite crear vinos excepcionales y auténticos.

Claus retomó la bodega que tenía su padre a finales de los años 90, tras estar un tiempo trabajando con Hans Nittnaus. Su primera añada comercializada fue la del 2000 y desde entonces ha ampliado las 3 hectáreas de su padre hasta las 19 hectáreas de viñedos que cultiva hoy en día. Sus terrenos, plantados principalmente con las cepas autóctonas tintas (90%) Zweigelt, Blaufränkisch, St. Laurent y las blancas (10%) Grüner Veltliner y Weissburgunder, se extienden a través de 64 pequeñas parcelas repartidas en las localidades de Weiden, Gols y Mónchhof. Los tipos de suelos que hay en estas parcelas son algunos con más componentes calcáreos (kalk) y otros con gravas (kiesel), tipos de suelos que aparecen en los nombres de sus vinos.

PAIRS WELL WITH ¿Con qué, cómo y cuándo lo bebo?

Este vino Kalkstein Blaufränkisch del 2017 como su nombre indica procedente de suelos calizos ricos en fósiles. La fermentación se hizo de forma espontánea con las levaduras nativas en pequeños depósitos de acero inoxidable y después pasó a madurar en barricas usadas durante unos 10 meses. Se embotelló sin clarificación, ni filtración y con una pequeña dosis de sulfuroso. Es un vino tinto de cuerpo jugoso y refrescante por su intensa acidez norteña, muy bebible pero con una presencia de materia que lo hace crujiente y presente, con aromas y sabores intensos a fruta roja y negra silvestre, flores y hierbas de monte y notas a chocolate, especias picantes y olivas negras. Tómalo fresco sobre los 14-16ºC y en copas grandes de tipo vertical. Por su acidez y por no ser demasiado tánico, en general combinará bien con platos donde haya componentes ácidos y grasos, platos no muy intensos como platos de pasta italiana, verduras a la brasa, arroces de carne, carnes asadas o a la barbacoa, patés y rillettes, fiambres y embutidos...  y estará tremendo con algún plato típico austriaco como un filete de ternera Tafelspitz acompañado de rábano picante o Selchfleisch (carne ahumada) con Sauerkraut (col agria).  

¿QUÉ ÉS EL CLUB 30?

Con este Club has entrado en las entrañas del viñedo y empiezas a conocer los vinos originales desde la base, desde el subsuelo. Aquí los vinos tienen un carácter definido y un perfil afrutado e identitario, lo importante es la transmisión de su lugar de origen.

¿QUIERES SER DEL CLUB 30? ¡APÚNTATE!

Etiquetas: