Monvínic Store Blog - Artisanal Greek Wine

Por Delia García

Este lunes que viene tenemos la suerte de contar con la visita de los componentes de la distribuidora francesa de vinos griegos OENOS, pudiendo probar junto a Yorgos Ioannidis vinos de las bodegas Dalamára de Naoussa, Hartzidakis de Santorini y Economou de la Isla de Creta, así como contar con la presencia de los productores de Thymiopoluos de Naoussa,  Sklavos de Cephalonia y Tetramythos del Peloponeso. ¡Una locura!

Te explicamos un poco las bodegas de las que podremos probar sus vinos:

Thymiopoulos. Naoussa. Makedonia.

Apostolos Thymiopoulos cultiva en Biodinámica su viñedo situado en los pueblos de Trilofos y Fytia, en la zona sur de Naoussa, en Makedonia, una región al norte de Grecia de clima más fresco y con una gran variedad de suelos, que van desde el esquisto hasta el mármol rojo y el granito. Su familia han sido viñateros en esta región de Imathia durante varias generaciones y  el primer embotellado que hizo Apostolos fue en el 2004. Hace vinos de forma manual y sin aditivos con la variedad autóctona Xinomavro de Naoussa, una variedad  tinta de perfil austero que si se cultiva bien origina vinos de carácter  delicado, de fresca acidez y marcada estructura tánica que los hace muy longevos, vinos con muchas dimensiones y una gama ilimitada de aromas terciarios terrosos y especiados. Apostolos nos traerá todos sus Xinomavro que son tremendos, especialmente su Ghi kai Uranos - Terre et Ciel del 2015….

Dalamára. Naoussa. Makedonia

La bodega Dalamára continúa también una tradición familiar en Naoussa que comenzó a mediados del siglo pasado. Hoy en día Kostis representa la sexta generación.  Se fromó en Beaune (Borgoña) y estuvo trabajando en bodegas con un trabajo en biodinámica en Francia y España.

Su viñedo se sitúa a las afueras de Naoussa, tiene suelos arcillosos y calcáreos y está situado a unos 300 m de altitud. El cultivo ecológico lo han desarrollado desde 1996 y  desde el 2008 trabajan con prácticas biodinámicas. Cuentan con el asesoramiento de francés Claude Bourguignon para el estudio de sus terrenos y de Kostas Bakasietas para la selección de la cepas, principalmente Xinomavro, la variedad del lugar, pero también cultivan Negkoska, Malagouzia, Assyrtiko y Roditis. La filosofía de la bodega es minimizar la intervención durante la vinificación para conseguir vinos representativos de lugar. Podremos catar sus Xinomavro  Naoussa y Paliokalias.

Sclavos. Monte de Aenos. Isla de Kefalonia.

En la isla de Cefalonia, cerca de la localidad de Lixouri, Evriviadis Sclavos, más conocido como  Vladis y procedente de una larga familia de viñateros, cultiva con oficio sus 6 has de viñedo situado en un paraíso entre árboles frutales y olivos, un lugar montañoso con suelos de piedra caliza históricamente muy valorado para hacer vinos con gran mineralidad, el histórico vino llamado Vino di Sasso, “vino de piedra”.

Vladis es uno de los principales pioneros de la agricultura biodinámica en Grecia, haciendo un cultivo biológico desde 1996, y es impulsor de la conservación y recuperación de las variedades locales de esta zona del Monte de Aenos como Robola, Vostilidi, Mavrodaphne y Moscatel, variedades con las que elabora vinos identitarios a partir de una vinificación lo menos intervencionista posible y respetando las tradiciones del lugar. Obtiene muy bajos rendimientos, fermenta los vinos de forma espontánea con sus levaduras, embotella sin filtrar ni clarificar y utiliza muy bajas dosis de sulfuroso. Son vinos sabrosos, maduros y rotundos pero con una profunda frescura y una dimensión infinita. En la cata junto a Evangelina, podremos probar la mayoría de sus vinos como su Mavrotragano del 2014, su Muscat de Cephalonia dulce o su Metagitinion del 2016.

Tetramythos. Patras. Peloponesos.

Esta bodega de Ano Diakopto los hermanos Arístides y Stathis Spanos, junto con el enólogo Panagiotis Papagiannopoulos, están haciendo un giro hacia una elaboración cada vez más manual y tradicional en la vinificación . Cultivan de forma ecológica desde siempre variedades autóctonas como Roditis, Malagousia, Kalavryta y Agiorgitiko en las laderas de la montaña Aigialeia, un lugar entre 400 y 1000 metros de altitud que cuenta con un microclima generado por la brisa del Golfo de Corinto que le confiere unas características perfectas para el cultivo.

Con ellos probaremos un montón de sus nuevos vinos como Agiorgitiko Nature 2016, Pheloe Nature 2014, Mavro Kalavrytino Nature 2016, Muscat Sec Nature 2016, Orange Nature 2016, Resine Amphore Nature 2016 o su Roditis Nature 2016.

Economou. OIKONOMOY.  Isla de Creta.

Rodeada por las aguas del sur del Mar Egeo, Creta es la isla más grande y poblada de Grecia. Se cree que la larga historia de vinificación de la isla se remonta a la civilización minoica.  Yiannis Economou se formó en el Piamonte (Alba), Alemania y Burdeos junto a grandes elaboradores de esas regiones, pero regresó en 1994 para trabajar de forma orgánica los viejos viñedos de entre 35 y 70 años de edad y sin injertar de su familia. Están plantados con las variedades autóctonas Liatiko, Assyrtiko, Vilana y Thrapsathiri que su familia había estado cultivando durante años a lo largo de la meseta de Ziros, en la parte este de la isla, un lugar con suelos principalmente calizos.

Los rendimientos son extremadamente bajos, con una media de quince hectolitros por hectárea. La producción total es muy limitada, produciendo en algunas añadas  menos de 10.000 botellas. Los vinos los vinifica de forma tradicional y los envejece durante tres años en barricas de roble de 350 litros. Si a la escasez de botellas, le sumamos que Yiannis sólo lanza sus vinos al mercado cuando están listos, el lunes tenemos mucha suerte de probar su elegante y complejo tinto Liatiko del 2006 y su Blanco Sitia del 2013.

Hatzidakis. Isla de Santorini.

Los viñedos de esta fantástica bodega se encuentran en la isla de Santorini, la mayoría de ellos en las afueras de la aldea de Pyrgos Kallistis, a una altura de 150-300 metros y orientados hacia el norte y noreste. Desde el 1997 se hace un cultivo orgánico libre de productos sistémicos.

Haridimos llegó desde Creta a Santorini y en 1996 replantó con la variedad autóctona Aïdani un pequeño viñedo de media hectárea que había sido abandonado debido al gran terremoto que ocurrió en la isla en 1956. El viñedo, que se encuentra a una altitud de 330 metros en el pueblo de Pyrgos Kallistis, fue cultivado desde el inicio de forma orgánica. Una pequeña cueva tradicional la transformó en su bodega o 'Kanava', que es el nombre tradicional de las bodegas allí. Las primeras botellas de vino de la bodega se empezaron a vender en 1999 y desde entonces ha dejado de producir grandes vinos.

Durante años ha estado cultivando 10 has de viñedos entre las aldeas Pyrgos Kallistis, Megalochori, Emporio y Akrotiri sobre suelos volcánicos. Son terrenos acechados por fuertes vientos y un clima muy seco, plantados con viejas cepas no injertadas de las variedades nativas Assyrtiko, Aïdani y Mavrotragano que los viñateros del lugar siempre han conducido en forma de cesta para protegerlas de los fuertes vientos. En la bodega los vinos fermentan de forma natural con sus levaduras salvajes y teniendo intervenciones mínimas, por lo que muestran siempre  un carácter individual muy mineral y profundo propio de un lugar tan especial como esta isla.

Hatzidakis es desde hace años quizá la bodega más conocida de entre las producciones artesanales de mayor calidad. Haridimos Hatzidakis era de Creta pero con su trabajo en Santorini ayudó a poner a esta pequeña isla volcánica en el mapa mundial del vino de calidad destacando la complejidad única de sus viñedos. Actualmente esta familia no está pasando por un buen momento con la muerte de Haridimos. Les deseamos lo mejor y que puedan encontrar la fuerza para seguir elaborando estos maravillosos vinos. 

De Hatzidakis probaremos la Cuvée 15 del 2016, Assyrtiko 2016, Nykteri 2015, Assyrtiko de Vignes Centenaires a Louros 2015, Assyrtiko de Mylos 2016 y su Vin Santo del 2003.

 

Si quieres venir ya sabes, estaremos de 16h a 20h en Ronda Sant Pere, 50 08010 Barcelona. El coste de la entrada son 5 € (que se descuentan del total de la compra de un vino griego).

μακρά ζωή στα κρασιά της Ελλάδας

Etiquetas: