Monvínic Store Blog - JULIEN COURTOIS. Clos de la Bruyère

Por Delia García

« L'objectif est de vous faire découvrir des cuvées authentiques au caractère étonnant et singulier. »

Julien Courtois es hijo del gran Claude Courtois del mítico Domaine Les Cailloux du Paradis y fundó en 1998 su bodega particular Clos de la Bruyère, al lado de la bodega familiar, en Soings-en-Sologne, entre Blois y el sur de Orléans, en el Vallée de la Loire. Hoy en día, pese a su pequeña producción anual de sobre 8.000 botellas, es ya un referente internacional en la elaboración de grandes vinos.

Cultiva 4,5 hectáreas de viejos viñedos recuperados en las laderas rocosas con suelos de arcilla roja y gran cantidad de sílice que hay en Sologne, viñedos plantados con variedades autóctonas diferentes, algunas prefiloxéricas y tan escasas como Menu Pineau y Gascon, también Côt y tipos de Gamay diferentes como Gamay Chaudenay y Gamay Franc de Pied. De variedades blancas tiene en el viñedo cepas de Romorantin y Chardonnay y recientemente ha  plantado media hectárea de Chenin.

Al igual que su padre, el trabajo de Julien está enfocado en elaborar vinos naturales y puros a partir de una agricultura manual y orgánica, una agricultura basada en la tradición  con la que conseguir una biodiversidad equilibrada y muy bajos rendimientos, sobre los 20 hl/ha, unos rendimientos que permitan llegar a alcanzar la concentración y madurez de la fruta óptima.

« De la vigne à la cave, la culture et la vinification sont naturelles »

Sus vinos los vinifica con la menor intervención posible, de forma sana y simple, sin control de temperatura y sin aditivos enológicos, madurados todos en barricas y foudres de maderas muy viejas, se embotellan sin filtrar y generalmente sin adición de sulfuroso. Son vinos con un carácter singular, directo y energético, elegantes y finos, de complejos aromas y marcada mineralidad, con muchas dimensiones y una longitud inmensa.

Las etiquetas están diseñadas por su esposa Heidi Kuka,  nativa de Nueva Zelanda con sangre maorí y forman parte del carácter delicado y complejo de estos vinos. A La Store nos han llegado algunas de sus cuvées del 2015:

De sus blancos tenemos Autochtone 2015 elaborado con Romorantin envejecido durante un año y medio en viejos foudres y Originel 2015 con un 80% Menu Pineau (Arbois Blanc) y un 20% Romorantin también envejecido en foudres, Estos vinos blancos, según las características de la añada, tienen más o menos uva botritizada, por lo que pueden tener un color más o menos ámbar, pero como dice Julien “ce qui ne change pas la qualité du vin”. De sus tintos tenemos Eléments 2015 con Gamay-Chaudenay envejecido un año en foudres, Ancestral 2015 elaborado con las cepas Côt, Gamay Franc de Pied y Gascon  vinificadas en conjunto, ha permanecido madurado durante un año y medio en viejas barricas, y su 100 % 2015 un Gamay eléctrico.

"Installés sur une surface de moins de 5 hectares, nous produisons de façon naturelle, de la vigne à la cave, des vins sans artifice aux caractères authentiques. Tout au long de l'année, nous nous occupons des vignes et du vin sans produits chimiques, tout est fait dans le respect de l'environnement".